ANTES DE EMPEZAR



MOCHILA

Es de suponer que en algún sitio haya que llevar las cosas, por pocas que puedan ser y nos hemos de procurar una mochila que siempre sea lo mas liviana posible, adecuada a la duración de la ruta, del tamaño mas exacto posible para que no nos falte sitio y que sea preferiblemente impermeable. Deberá tener medios de ajustarla a la cintura, al pecho e incluso por detrás y no le han de faltar medios de poder sujetar a ella elementos auxiliares cuando nos cansemos, por ejemplo, de llevarlos en la mano o los queramos tener bien accesibles. Es muy recomendable que todos los cierres sean de cremallera mejor que de tipo tanka que no evitan la entrada de agua.

Pero sobre todo: que sea siempre lo mas ligera posible tratando de que el peso, con lo que llevemos dentro, no sobrepase nunca la quinta parte del peso de quien la lleva. Ni qué decir tiene que es mejor que si salen dos personas cada una lleve una mochila más pequeña. Llevar solo una más grande equivale a que uno pueda, lógicamente, cansarse antes que el otro.


  • CÓMO AJUSTAR LA MOCHILA AL CUERPO

  • Una vez cargada a la espalda, la cruz formada por el inicio de las hombreras debe coincidir entre los omóplatos de la espalda (fig.1).

    Cerraremos el cinturón (fig. 2). Su posición corresponderá con la parte superior de la pelvis. Tensaremos de forma que exista contacto con todo el contorno de la cintura.

    Tensaremos los ajustes laterales del cinturón (fig. 3) hasta que no exista balanceo de los bajos de la mochila.

    Tensaremos las hombreras (fig.4) hasta notar que existe contacto en toda la zona del pecho, hombros y preferentemente al inicio de la espalda.

    Tensaremos los tirantes superiores de las hombreras (estabilizadores), de manera que se anule el balanceo de la parte alta de la mochila y teniendo la precaución de que no moleste al giro de la cabeza (fig. 5). Para mejorar la inmovilización de la carga resulta muy útil la cinta de pecho.


    colocar-mochila


  • PARTES DE UNA MOCHILA

  • 1. Ajuste de la altura de la tapa. Incorporado en algunos modelos, es otra forma de adaptar las distintas solicitudes de carga a la que sometamos la mochila.

    2. Asa de izado. Con ella manejaremos más fácilmente la mochila cuando no la tengamos cargada sobre nuestras espaldas.

    3. Tirantes superiores de los hombros o estabilizadores. Permiten adaptar la forma de la mochila a la espada del usuario en función del peso de la carga.

    4. Hombreras anatómicas. Se adaptarán a la forma espalda-hombro-tórax, reduciendo el apoyo indirecto de las hombreras sobre el cuello. Los modelos diseñados para mujeres están pensados para liberar la carga de encima de los pechos. Mejoran cuando son anchas y acolchadas.

    mochila

    5. Espalda acolchada. Primordial cuando se transporta mucho peso o cargas con aristas que puedan clavarse en la espalda.

    6. Ajuste pectoral. Mantiene las hombreras en su lugar correspondiente, mejorando la estabilidad general.

    7. Tensores de hombreras. Ajustan las hombreras desde su base a distintas capacidades torácicas

    8. Cinturón acolchado y anatómico. Reduce la presión ejercida sobre las caderas por el peso.

    9. Ajuste de cintura. Este cinturón evitará que la mochila salte al andar.

    10. Ceñidores de balanceo del cinturón. Reducen el balanceo lateral, sobretodo cuando la mochila es alta.

    11. Acolchado lumbar. Mejora la comodidad del lugar donde va a recaer el mayor peso del conjunto.

    12. Cuelga dedos. Al colgar el dedo pulgar de ellos mantendremos las manos a la altura del corazón y evitaremos que se hinchen con motivo de llevarlas bajas

    13. Ajuste de altura. Adapta la mochila a las distintas alturas de las espaldas de los usuarios.

    14. Cintas de compresión y porta-esquís. Las mismas cintas realizan ambas funciones. Si la mochila viaja medio vacía pueden tensarse y evitar así movimiento de la carga y el consiguiente balanceo.

    15. Cruceta anatómica. El inicio de las hombreras está diseñado para repartir la carga directamente al centro de las clavículas, liberando el cuello y apoyando entre los omóplatos.

    16. Bolsillo en la tapa. Para tener a mano los pequeños accesorios que utilizaremos continuamente.

    17. Porta material. Permitirán cargar material en el exterior de la mochila de una forma segura.



    CONSEJOS


    A causa de las costuras, es imposible que una mochila tradicional sea completamente estanca. La utilización de bolsas interiores estancas o el empleo de una funda exterior impermeable (cubre-mochilas), garantizará mantener su contenido seco.

    Distribuir el material en bolsas de plástico de distintos colores, mejora la disposición en el interior de la mochila y facilita una rápida localización.

    Impermeabilizar la mochila periódicamente ayudará a su conservación, evitando la penetración de la humedad.

    En determinadas ocasiones (en caso de alud o caída al agua), sistemas que te permitan desembarazarte rápidamente de la mochila, pueden ser de gran utilidad.

    Las varillas metálicas extraíbles que tienen en sus espaldas algunos modelos de mochilas pueden ser utilizadas para una emergencia para improvisar una tablilla inmovilizadora en caso de romperse el hueso de una extremidad.


    ¿COMO HACER LA MOCHILA?


    Es muy recomendable hacer una lista antes de organizar la mochila. Guiándote por la lista, vas buscando todo el material, y organizándolo encima de la cama a la vez que lo vamos anotando. Asegúrate de tener todo antes de meter las cosas en la mochila y evitarás sorpresas.

    Para colocar las cosas, debemos recordar que la mochila es una "bolsa de bolsas"; todo lo que pongamos dentro de la mochila debe ir metido en bolsas de forma agrupada, de esta forma evitaremos que se nos mezcle la ropa sucia con la limpia, o los elementos de cocina, etc. y además encontraremos mucho mejor las cosas.

    Para meter las bolsas en la mochila debemos usar un criterio de uso; aquello que vayamos a utilizar primero, lo pondremos en la parte superior o a mano (debes recordar que algunas disponen de cremallera en la parte inferior).

    Debemos aprovechar el espacio al máximo, los huecos libres inutilizan hasta un 30 % de nuestra mochila. Debemos compactarlo al máximo (excepto cosas frágiles). En los bolsillos laterales podemos poner las cosas que usemos habitualmente: bolsa de aseo, cubiertos, elementos de cocina, etc.

    Mientras hacemos la mochila, debemos ir repartiendo uniformemente el peso, sobre todo si tenemos andar con ella muchos kilómetros, es necesario evitar que el peso mayor se sitúe en la parte superior y es conveniente que la espalda apoye correctamente sobre la mochila.

    Debemos cuidar meticulosamente no cargar demasiado, es decir elegir muy bien el material que vamos a necesitar para no cargar inútilmente con cosas innecesarias.


    BOTAS

    Parece tontería decir que han de ser adecuadas al camino a recorrer y no valen las mismas para andar por una pista de tierra que por terreno pedregoso que por lugares por donde el piso es simplemente piedra. Sin duda necesitaremos disponer de más de un par. El pie debe ir bien ajustado en su interior y siempre serán lo más ligeras posibles. En épocas "sospechosas" (y lo puede ser casi cualquiera) deberán ser impermeables, es decir, con el revestimiento o calidad de material necesario. Aquí las recomendaciones sobran: para gustos, tipos, calidades y bolsillos se pintan colores. Pero es el elemento más importante de todos y eso conviene no olvidarlo, como tampoco el hecho de que ha de ser impermeable y no me importa repetirme. Igualmente cuando empiecen ya a estar un tanto usadas hay que llevar unos cordones de repuesto. Los motivos son obvios. Durante el camino, si has encontrado barro, coge un palito y limpia los canales de la zona de agarre en la suela al menos de vez en cuando, sino es como se llevaras una bota de suela plana.

    No conviene olvidar que las botas no son camisas, es decir, hay que probar y gastar varios modelos hasta encontrar el nuestro. Las hormas tipo son todas iguales, pero los pies no lo son.

    Muy importante: nunca estrenes botas en una salida al campo. Estrénalas y úsalas lo suficiente ANTES de una salida


    BRUJULA

    Si vamos a ir en grupo con alguien que sabe, este chisme no es necesario para nada pero si vamos a ir solos (y desde luego alguna vez lo haremos) resulta imprescindible, lógicamente aprendiendo a manejarlo, lo que no es nada complicado. Con brújula y mapa no nos perderemos nunca cuando nos metamos y, quizás, nos despistemos en un bosque, cuando perdamos de vista las marcas o hitos o cuando sin querer se nos eche niebla encima (a ciertas alturas esto puede no ser raro). Hay muchos tipos y es difícil recomendar una. Por entre 30 y 50 € se tiene una bastante buena y además para toda la vida. Si la queremos de pulsera, combinada con reloj, altímetro, etc., pues llenamos bien la cartera y nos hacemos con una virguería. Se recomienda mirar bien la página que, junto con el plano, esta dedicada a este tema y al de orientación


    ROPA

    Siempre lo más ligera posible, respetando lo que es algo más que la teoría de las capas. Por ejemplo en verano una camiseta para que empape el sudor y otra ligera encima que nos impida quedarnos fríos. En invierno más valen dos prendas finas o medias y un forro polar que una prenda aparentemente gruesa. Hay que ir lo necesariamente abrigados que proceda pero sin perder por ello capacidad de movimiento. Tampoco hay que olvidar guantes: para el frió del invierno o para esas zonas en que nos hemos de ayudar de las manos. Y unos calcetines de repuesto: si nos mojamos los pies....

    Como precaución y en casos especiales yo me atrevo a decir que nuestra cazadora, chaqueta, jersey o pantalones deberían ser de un color visible desde lejos (llamativo). Mas que nada por motivo de posible localización visual.


    PLANO

    Antes de hacer nuestra salida es conveniente saberse bien por donde vamos a andar y en que entorno vamos a estar y por ello es necesario proveerse de un plano de la zona, que además no es caro y nos durara media vida (la otra media no estaremos para andar). En el momento de salir llevaremos encima sino el plano completo, al menos una fotocopia (en color y preferiblemente ampliada) de la zona por la que vamos a andar, para poderla consultar en caso de necesidad o duda y no esta de mas haber trazado la ruta con rotulador fluorescente con la ayuda de una brújula por si en caso de niebla u otra circunstancia adversa nos vemos obligados a seguir axial el camino por no poder ver con claridad a distancia. Además lo podremos perder, prestar o deteriorar sabiendo que el original nuevamente reproducible esta en casa. Existen fundas adecuadas para su transporte y consulta rápida. Se recomienda mirar bien la página que, junto con la brújula, esta dedicada a este tema


    BASTÓN

    Nos ayudan, sin duda alguna, enormemente a caminar, sobre todo si el terreno no es completamente liso, cosa que es poco frecuente. Consideremos que, al andar, cada vez que damos un paso y levantamos el pie contrario, volcamos todo nuestro peso sobre el otro pie y el bastón nos ayudara a distribuirlo en dos puntos en vez de uno. Al cabo de un par de horas esto se notara. No parece que sea la practica común pero hay gente que para distancias entre medias y largas utiliza no solo uno sino dos bastones. Pasando a los distintos tipos los hay de madera terminados en un cono metálico acabado en punta y yo recomendaría de entrada este tipo que además no es caro (puede costar algo menos de 6 euros) y dura mil años. En términos generales son rectos ya que el típico bastón es otra cosa. Tienen el inconveniente que ocuparán de forma permanente una mano cuando no sean necesarios.

    Los hay también de aluminio con empuñadura anatómica, sujeción a la muñeca y terminados en una pieza de goma o en un una pieza metálica puntiaguda (que puede ser acero, widia o carbono) y dentro de este tipo los hay de tamaño predeterminado y telescopios. Los primeros lógicamente siempre conservan su tamaño incluso cuando no se necesitan realmente y los segundos, además de desplegarse a nuestra necesidad de tamaño exacta, tienen la ventaja de que una vez plegados los podemos meter en la mochila o colgarlos de ella para que no nos molesten cuando no sean necesarios. Evidentemente los telescopios son más útiles pero valen más que los de madera. Hay quien utiliza también un palo de esquiar pero a nuestro juicio no valen para lo mismo. Yo recomendaría de forma definitiva los telescopios por las ventajas señaladas aunque el inconveniente es que se venden generalmente por pares y pueden costar de 40 a 50 euros la pareja salvo en rebajas donde los hay por hasta 15 euros unidad. Con el tiempo las piezas sometidas a giro se desgastan y requieren un pequeño mantenimiento anual muy simple. La pieza terminal es recambiadle


    AGUA

    Algunas rutas pasan por sitios donde hay agua potable según el plano, pero el manantial o fuente, según la época del año, puede estar seco con lo cual una cantimplora de un litro por persona es imprescindible sobre todo en verano y si pasamos por un sitio donde exista agua potable deberemos beber y rellenarla de inmediato. Hay 80 precios y tipos axial que cada uno elija la que quiera pero que lleve una. Si es verano y todo discurre al sol, el mínimo aconsejable serán 2 litros por cabeza.

    No esta de más añadir a nuestra agua algún suplemento mineral preparado para que nivele, en verano, las sales perdidas por el sudor. Los venden en farmacias.


    MINI BOTIQUÍN

    A veces uno resbala, se da un golpecito, se clava una zarza de espinos o sufre un pequeño percance que le puede hacer el resto del camino por lo menos molesto porque a veces no se puede o no se debe regresar desde donde nos paso el percance. Por eso un mini botiquín con unas cuantas tiritas, un mini frasquito de alcohol y otro de mercurocromo, en unión de un poco de algodón, una venda, un sobrecito de puntos y esparadrapo hipoalérgico nos pueden sacar de la mayor parte de problemas, no pesan nada y no abultan tampoco casi nada. No olvidemos las tiritas tipo COMPEED para rozaduras y un repelente de insectos según las zonas y épocas. Además nada de esto se estropea con el tiempo, aunque tampoco duran 23 años......


    ALGO DE COMER

    No siempre todos los caminos/rutas pasan por sitios donde es posible comer o comprar un bocadillo por lo que deberemos llevar en la mochila lo necesario para comer sobre todo cuando la ruta por su trazado, duración u otro motivo necesita de la reposición de fuerzas o hay dudas sobre si en un punto determinado nos pueden dar algo de comer o si siquiera estará abierto.


    IDENTIFICACION PERSONAL

    Por mil motivos en general y ninguno en particular es conveniente llevar nuestra documentación personal en la mochila y si no queremos llevar los originales (que podremos haber dejado en el coche) si conviene llevar una buena fotocopia y preferiblemente plastificada.


    GORRO

    Unos son capaces de aguantar bien el sol. Otros no tanto. Conviene llevar una gorra corriente o el típico gorrito de explorador que vale 4 pesetas, dura una eternidad, se puede lavar y se pliega en mil partes (y esto vale para incluso los que mas aguante aparente tienen). Para quitárnoslo siempre hay tiempo pero como el Sol pegue y estemos en Julio, por ejemplo por la zona de Navacerrada y a 1.900 metros de altura en medio de un paseo de 4 o 5 horas, lo vamos a echar en falta y de que manera. Axial que ya sabemos. A menos que no nos importe el riesgo con este Sol que no es el que era. Además si le da por llover.....


    PRENDA DE ABRIGO

    Sobre todo por zonas de sierra o montañosas y ya por la tarde la temperatura puede bajar o pegar un bajonazo. Hay que llevar algo de abrigo como por ejemplo un jersey viejo o una sudadera. En ambos casos hay que pensar en los andurriales por los que a lo mejor vamos y por ello no será esa prenda que a lo mejor queremos luego lucir por la calle o utilizar para ir al trabajo. No olvidemos que estas cosas pasan incluso en el mes de Julio y si hablamos del otoño quizás un forrito polar de los que no están diseñados para 40 bajo cero seria ideal. Ni pesan gran cosa ni abultan tanto


    Y SIEMPRE, CONTARSELO A ALGUIEN

    Es una medida de seguridad importante sobre todo si vamos solos. Alguien en casa debe saber con razonable exactitud por donde vamos a ir, cuanto más o menos va a durar la ruta, como es esa ruta y sobre que hora razonablemente estaremos de vuelta contando con un posible atasco de tráfico si vamos y regresamos en coche al lugar elegido. No es un tema de pesimismo, pero un accidente o percance, incluso tonto, lo tiene cualquiera (incluso los mas experimentados) y no es cuestión de quedarse tirado en medio de cualquier parte, sin cobertura telefónica y sin que nadie, nadie, nadie sepa dónde estamos. Al planificar nuestra salida yo me permito recomendar comenzarla lo antes posible y darnos un amplio margen de seguridad en relación con la previsible hora de puesta del sol en relación también con el punto previsto de llegada. Si no vamos a dormir al raso y nos coge la noche, Dios sabe donde, imaginemos el lío.

    Si nos vamos a retrasar también es conveniente avisar, si es posible, a quien se lo hemos contado, no sea que al llegar al coche nos encontremos con la Guardia Civil, el SAMUR y las cámaras de TeleDonosti sin que pase nada, porque es entonces cuando nos empezarán realmente a pasar cosas. Y con razón.

    TIPOS DE SENDEROS

    Los senderos señalizados pueden ser de tres tipos:

  • 1. Senderos de Gran Recorrido
  • Se identifican con los colores blanco y rojo y con las siglas GR. La asignación de la numeración será competencia de la FEDME, pero la gestión de los mismos dependerá de cada federación territorial, en el tramo que discurra por su territorio.

    Será condición necesaria que su recorrido andando precise de más de una jornada, con una longitud mínima de 50 km.

    Pueden tener asociados enlaces, derivaciones y variantes, que tendrán las mismas características de los GR.

    La rotulación de un sendero de Gran Recorrido son las letras G y R (mayúsculas, sin espacio ni puntos entre ellas)+ espacio en blanco + el numeral que corresponda. P.ej. GR (espacio) 34.

    Las federaciones autonómicas y/o territoriales por las que discurra un sendero GR interautonómico, llegarán a los acuerdos necesarios para homogeneizar al máximo las características del mismo.



    gran recorrido


  • 2. Senderos de Pequeño Recorrido
  • Se identifican con los colores blanco y amarillo y con las siglas PR. Serán condición necesaria que se puedan recorrer una jornada o parte, con una longitud máxima de 50 km.

    La asignación de la numeración y la gestión de los mismos serán competencia de la federación autonómica y/o territorial por la que se desarrollen. Será condición necesaria que puedan ser recorridos en una jornada.

    Pueden tener asociadas variantes y derivaciones.

    La rotulación de un sendero de pequeño recorrido es: letras P y R (mayúsculas y sin espacio ni puntos entre ellas) + guión +código territorial + espacio + numeral correspondiente. P.ej.. PR-V (espacio) 38.

    La determinación del código territorial queda a expensas de la decisión de la federación autonómica y/o territorial correspondiente; por defecto se usará el código provincial de las del antiguo sistema de matriculación de vehículos de España. Por acuerdo de cada federación, el código territorial puede ser autonómico, territorial y/o insular; en estos casos se cuidará que el código resultante no coincida con ninguno de los existentes en el antiguo sistema de matriculación; dicho acuerdo ha de estar reflejado en el plan director de la federación autonómico y/o territorial y comunicado a la FEDME para que aparezca en el Plan Director Estatal.



    Pequeño Recorrido


  • 3. Senderos Locales
  • Se identifican con los colores blanco y verde y con las siglas SL. La asignación de la numeración y la gestión de los mismos será de competencia de la federación autonómica y/o territorial correspondiente. Su desarrollo no sobrepasará los 10 km.

    La rotulación de un sendero local es : letras S Y L (mayúsculas y sin espacio ni puntos entre ellas ) + guión +código territorial + espacio + numeral correspondiente. Por ej. SL-Na 50. La determinación del código territorial queda a expensas de la decisión de la federación Autonómica y/o territorial correspondiente; por defecto se usará el código provincial de las del antiguo sistema de matriculación de vehículos de España. Por acuerdo de cada federación, el código territorial puede ser autonómico, territorial y/o insular; en estos casos se cuidará que el código resultante no coincida con ninguno del existente en el antiguo sistema de matriculación; dicho acuerdo ha de estar reflejado en el plan director de al federación autonómico y/o territorial y comunicado a la FEDME para que aparezca en el Plan Director Estatal.


  • 4. Variantes, enlaces, enlaces internacionales y derivaciones
  • Variantes son aquellos senderos, de cualquier rango, que partan y confluyan en dos puntos diferentes del mismo sendero. La rotulación de una variante es : la rotulación del sendero del cual nace y la que confluye + punto + número correlativo. P.ej. GR 15. 1 .Es competencia de la FEDME la numeración de las variantes de los GR ínterautonómicos; son competencia de las federaciones autonómicas y/o territoriales la numeración del resto de variantes.

    Enlaces son aquellos que unen senderos homologados distintos de igual o distinto rango. Se desarrollan dentro del ámbito de actuación de una misma federación autonómica y/o territorial, siendo competencia de dicha federación el determinar la rotulación; en todo caso ésta habrá de ser coherente con los códigos de color, distancias, etc. de GR., PR y SL y deberá estar reflejada en el plan director de la misma y ser comunicada a la FEDME para su inclusión en el plan director estatal.

    Enlaces internacionales son aquellos que parten de un sendero homologado del estado español y alcanzan otro de un estado colindante. La propuesta de los mismos corresponden a la FEDME en colaboración con las federaciones autonómicas y/o territoriales correspondientes. La asignación de la numeración debe ser propia para cada caso, siempre en coherencia con lo descrito en este Manual de Senderos, y será competencia de la FEDME, pero la gestión de lso mismos dependerá de la federación autonómica y/o territorial, en el tramo que discurra por su territorio.

    Derivaciones son los tramos señalizados o no, que parten de uno homologado y lo vinculan con elementos cercanos de interés. Sus desarrollo y características son competencia de las federaciones autonómicas y/o territoriales.

    Tanto la FEDME como las federaciones autonómicas y/o territoriales pueden crear denominaciones , que estarán subordinadas a los tres tipos de senderos, en virtud de alguna característica (p.ej: tramo de montaña, sendero didáctico, ruta de los vinos, etc.).

    Junto a la identificación de un sendero GR, PR O SL, en los tramos que proceda, aparecerá la marca de los senderos europeos reconocidos oficialmente por la Asociación Europea de Senderismo ( European Ramblers Asociation- E.R.A). con la siguiente denominación: E (mayúscula) + guión + numeral correspondiente (p.ej. E-7). La gestión de los senderos europeos queda en manos de la federación autonómica y/o territorial correspondiente, quedando reservado a la FEDME el garantizar la homogeneidad del mismo.


    QUÉ HACER SI NOS PERDEMOS

    Todo aquel que se aventure a una zona remota o desconocida debe tener la precaución de procurarse al menos una brújula y mapas de la zona. Tampoco está de más un altímetro y un podómetro.

    Hay que señalar en el mapa nuestro recorrido y relacionarlo con los accidentes geográficos más significativos (ríos, arroyos, picos de montañas, costas, etc). Es bueno hacerse una imagen mental de todo ello.

    El miedo es una reacción natural cuando nos perdemos, pero hay que evitar a toda costa que degenere en pánico. Cuando alguien se da cuenta de que se ha perdido, normalmente no está muy lejos del camino correcto, pero si comienza a dar tumbos de un lado para otro, a desplazarse de una manera irracional, agravará su problema. La primera acción, cuando notamos que nos hemos extraviado, debe ser sentarse y reflexionar tranquilamente buscando todos los indicios y señales que nos ayuden a situarnos.

    Cuando volvamos a movernos para buscar la ruta correcta, debemos dejar algún tipo de marca en el terreno para asegurarnos de no dar vueltas en círculo inútilmente (filas de piedras o ramas que indiquen nuestra dirección, cortes en ramas o troncos, etc).

    Si el terreno lo permite, podemos subir a un punto elevado desde el que se domine la zona y buscar los accidentes geográficos más notables. Si tenemos un mapa y los localizamos en él, no tendremos problema para situar nuestra posición, como veremos en próximos artículos. Si no tenemos un mapa, quizá podamos identificar algún rasgo característico del terreno que hayamos visto antes de perdernos. Si tenemos con qué, debemos dibujar un pequeño mapa de lo que vemos.

    Si sospechamos que estamos muy cerca del camino correcto, debemos buscar una roca, árbol, u otro accidente cercano que se vea bien desde los alrededores y dar vueltas en torno a él haciendo una espiral cada vez mayor hasta que demos con nuestro camino.

    En caso de haber sufrido un accidente con un vehículo en una zona remota, debemos valorar qué nos conviene más: esperar a los equipos de rescate al lado del vehículo, que por otra parte nos ofrecerá refugio, o desplazarnos en busca de ayuda. Normalmente la primera opción suele ser las más acertada, pues los equipos de salvamento verán mejor a un vehículo que a un hombre vagando solo.

    En todo caso, y aunque decidamos esperar a los equipos de rescate, debemos explorar los alrededores en busca de recursos (agua, alimento, leña...). Sería trágico perecer de frío por no saber que a 500 metros había un refugio de montaña.

    Cuando abandonemos el refugio para explorar los alrededores debemos prestar mucha atención al paisaje, girarnos de vez en cuando para ver cómo es en la dirección de vuelta y dejar marcas bien visibles para poder regresar.

    Aumentaremos nuestras posibilidades de rescate si preparamos señales que los equipos de rescate puedan ver desde el cielo. Debemos tener preparadas hogueras para encenderlas al mínimo indicio de que se acerca un avión o helicóptero. Echando hierba húmeda por encima o incluso aceite del vehículo obtendremos una columna de humo visible en la distancia. También podemos escribir "SOS" en el suelo con rocas o con surcos de tierra si lo hacemos en una pradera. Estas señales deben de ser lo más grandes posible para que se vean bien desde el cielo.

    Si abandonamos el vehículo para buscar ayuda por nuestra cuenta, no debemos olvidar indicar nuestra dirección por si los equipos de rescate lo localizan.

    En el caso de que nuestra situación sea extrema, no sepamos cómo orientarnos ni veamos la posibilidad de ser rescatados, no debemos desesperar. Busquemos una fuente, un arroyo, nos conducirá a un río cuyo curso nos llevará antes o después, a una zona habitada.


    _______________________________________________________________

    _______________________________________________________________



    Recorrido Circular por IRIBAS



    Cualquiera de estos dias de ni frio ni calor, ni lluvia ni sol, el plan de conteplar el recorrido circular de unos 5 kilometros por el conjunto de laos nacederos de Irubas, Aitzarrateta y Baskaitz, donde nace el rio Larraun es una opcion perfecta.



    Son ayuda del Ayuntamiento de Larraun y del Leader+ se está acondicionando un recorrido, que se realiza en un comodo paseo, salvo un repecho de 300 metros.



    La segunda fase de este proyecto contempla la mejora del porpio itinerario, el molino, el área de acogida, la señalizacion y editar una publicacion que sirva de guía del camino




    El Diadio Vasco - DVerano

    En esta direccion encontrareis muchos caminos por Gipuzkoa muy interesantes: Gipuzkoa Oinez



    Contacta con nosotros | Gurekin kontaktuan jarri

    Diseño y código: Tximeleta.com